¿Cómo señala la piel los problemas del hígado?

Las enfermedades del hígado suelen causar problemas en la piel. Este grupo de síntomas está causado por la insuficiencia hepática o la colestasis, es decir, la estasis biliar. El tratamiento de la enfermedad hepática avanzada es muy difícil, requiere mucho tiempo, es caro y no siempre es eficaz. Por lo tanto, es mejor prestar atención a los síntomas, incluidos los de la piel, para identificar las patologías peligrosas en sus primeras etapas, cuando es mucho más fácil hacerles frente.

Problemas de piel en la insuficiencia hepática

La insuficiencia hepática significa que el hígado está realmente destruido por un proceso patológico. Suele ser una consecuencia de la cirrosis, una etapa descuidada de la fibrosis hepática. Sin embargo, la cirrosis se produce tras el abuso de alcohol, la hepatitis viral o la colelitiasis.

Manifestaciones cutáneas de la enfermedad en el hígado:

  • ictericia.
  • picazón en la piel.
  • xantomas y xantelasma: placas amarillas en la piel.
  • las venas arterial.
  • Erythema palmaris, enrojecimiento de las palmas de las manos.
  • Livedo: dilatación de los vasos sanguíneos de la piel.
  • Púrpura hepática: múltiples hemorragias en la piel.
  • «cabeza de medusa»: grandes venas tortuosas en el abdomen.

En el desarrollo del síndrome de hipertensión arterial, aparece una tez borrosa y un aumento de la pigmentación de las partes expuestas del cuerpo.

Manifestaciones cutáneas en la colestasis

La colestasis es la congestión de la bilis. Llega a la sangre y provoca picores en la piel. Si el nivel de bilirrubina es alto, las escleróticas (el blanco de los ojos) se vuelven amarillas, y si es muy alto, la piel del torso se vuelve amarilla y luego la de otras partes del cuerpo también. En las fases iniciales de la enfermedad aún no hay ictericia, pero ya aparece el picor. El examen de estos pacientes suele revelar exacerbaciones (costras) en ausencia de elementos primarios de la erupción.

¿Qué hacer para evitar enfermedades en el hígado?

Si hay problemas con la piel es necesario consultar a un médico y someterse a diagnósticos: hacer ecografías de los órganos abdominales y tomar análisis de sangre. La colestasis puede ser intra o extrahepática. Se debe a muchas causas diferentes, y algunas de ellas pueden eliminarse. Por ejemplo, la estasis biliar puede deberse a la toma de un medicamento, y basta con sustituirlo por otro para normalizar la salida de la bilis. Pero en algunos casos la colestasis está causada por enfermedades graves como el cáncer, la cirrosis o la hepatitis viral C. Sea cual sea la causa, el paciente debe ser examinado y tratado. La colestasis prolongada conduce a la cirrosis, una enfermedad muy peligrosa y una de las principales causas de muerte en personas menores de 60 años.

El tratamiento requiere encontrar la causa de la colestasis, y si es posible, su eliminación o compensación. Los productos del grupo ursosan se utilizan para normalizar la salida de la bilis y mejorar la función hepática. No todas las enfermedades hepáticas tienen manifestaciones cutáneas. No todos los problemas de la piel están relacionados con el hígado. Pero si aparecen picores, hemorragias, color amarillo o placas de grasa, conviene acudir al médico lo antes posible. Algunas patologías hepáticas son graves y provocan la destrucción y disfunción del órgano, pero no provocan síntomas graves durante mucho tiempo y, por tanto, no siempre se detectan a tiempo.

¡Cuida tu hígado y mantente sano!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies. Puedes ver aquí la política de cookies. Si continua navegando estás aceptándolas.    Más información
Privacidad